El municipio liderado por el alcalde Guillermo Reyes apoyará judicial y económicamente a la familia de Ninfa Alcayaga, cuyo hijo de nueve años casi contrae una grave peritonitis por falta de especialistas en San Felipe. El pequeño debió ser operado de urgencia en una clínica de Viña del Mar.

Con el compromiso de entregar ayuda legal y económica, todo el Concejo Municipal de Putaendo visitó a la señora Ninfa Alcayaga, una humilde vecina del sector de El Arenal.

Las autoridades encabezadas por el alcalde Guillermo Reyes conocieron “in situ” el verdadero infierno que vivió la familia, luego de que a su hijo, de solo nueve años, le diagnosticaran apendicitis.

“Creemos que lo ocurrido con la señora Ninfa y su hijo deja de manifiesto, nuevamente, la precaria realidad del sistema público de salud en Aconcagua y en el país. Como Concejo Municipal hemos recibido muchos casos que tienen que ver con las malas atenciones en los hospitales públicos de nuestra zona. Esta vez queremos emplazar públicamente al Servicio de Salud Aconcagua a que se acerquen y entreguen alguna solución a esta familia. Creemos que la población está aburrida de malas atenciones y las autoridades somos la voz para denunciar”, explicó el alcalde.

NO HABÍA ESPECIALISTA
EN HOSPITAL SAN CAMILO

Según la información proporcionada por Ninfa, fue durante la última semana de marzo cuando su hijo de nueve años se quejaba incesantemente de un dolor de estómago. Ella decidió llevarlo hasta el Hospital San Antonio de Putaendo, donde le diagnosticaron apendicitis. Entonces, lo trasladaron hasta el Hospital San Camilo de San Felipe.

“En San Felipe no había un pediatra cirujano en el momento en que la diagnosticaron la apendicitis aguda y el médico adulto no se arriesgó a operarlo. Me mandaron (a mi hijo) a Viña del Mar, al Hospital Gustavo Fricke, donde lo recibe una cirujano de nombre Carmen Gloria y me dice que mi hijo solo tiene un dolor abdominal. Me mandaron a mi hijo de vuelta por doce horas más al hospital San Camilo”, narra Ninfa muy angustiada.

Al volver a San Felipe, y con su hijo en observación por casi 36 horas, nuevos exámenes confirmaron la apendicitis, “pero dijeron que no era para operarlo. O sea, la doctora me dijo ándate tranquila, no se ha reventado nada, no hay nada clínico”, expresó Alcayaga.

CIRUGÍA EN CLÍNICA DE VIÑA DEL MAR

No contenta con la información del hospital San Camilo, ella habló con familiares para obtener una segunda opinión. Entonces, una pariente consiguió una hora particular con un pediatra del “Hospital de Niños de Viña del Mar”.

“El pediatra de allá me pidió un scanner, el cual lo realizamos y le sale una apendicitis de 8,2 milímetros. En San Felipe, la apendicitis era de 6,6 milímetros. El doctor me dijo que tenía que hacer una cirugía sí o sí porque mi hijo estaba en riesgo. Así que el día viernes operaron a mi hijo (…). Estuvo seis días hospitalizado, los seis días con antibióticos”, narró la madre.

AYUDA MUNICIPAL

Debido al alto costo de la salud privada, ella decidió mandar una carta al Concejo Municipal de Putaendo para poder solventar la hospitalización de su hijo. Las autoridades derivaron el caso a la Dirección de Desarrollo Comunitario (DIDECO), donde agilizarán ayuda económica y legal.

“Ayudaremos económicamente a la familia a cubrir el gasto, pero también entregaremos apoyo ante una posible negligencia médica con el abogado del municipio, con el objeto de darle las herramientas a esta familia, que se pueda defender y que pueda cursar los reclamos o denuncia, si es pertinente, al Servicio de Salud”, sostuvo Carolina López, Dideco de Putaendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *